Las situaciones de viento extremo te pueden obligar a realizar cambios en la forma en la que habitualmente conduces. En este post, unimos los principales cuidados y le explicamos qué hacer cuando el viento más se hace sentir, especialmente si sopla a ráfagas o es muy fuerte.

Fenómenos como vientos laterales son el origen de accidentes de tráfico graves. Al cambiar la trayectoria del vehículo, estos vientos empujan el coche y condicionan la forma cómo éste responde a tu estilo de conducción.

Por estar más expuestos, los vehículos más altos tienen a menudo dispositivos que detectan la velocidad del viento, activando mecanismos de seguridad cuando el vehículo alcanza una velocidad superior a 80 km / hora.

Estos mecanismos no excluyen, todavía, la necesidad de tomar algunas precauciones. Conoce aquí las claves para conducir con viento.

1. Verifica la presión de los neumáticos

Comprobar regularmente la presión de los neumáticos es fundamental para garantizar una conducción segura. Consulta los documentos de tu coche para conocer la presión recomendada, ya que puede variar de acuerdo con el fabricante. La presión adecuada permitirá una mejor adherencia a la carretera, y con ello una mayor seguridad.

2. Redobla la atención en algunos lugares

El código de circulación recomienda la moderación de la velocidad en túneles y zonas protegidas del viento. Ten mucho cuidado al salir de túneles y zonas muy protegidas, ya que el impacto de la salida de una zona resguardada a una zona ventosa puede dar lugar a cambios bruscos en la trayectoria del vehículo. De la misma forma, en puentes y acueductos se requiere mayor cuidado por estar más expuestos.

3. Evita adelantar a vehículos de grandes dimensiones

Los vehículos de grandes dimensiones, como camiones o autobuses, podrán protegerte del viento en el momento en que se encuentren paralelos. Al final del adelantamiento, el cambio de exposición al viento podrá empujarte, ya que el golpe de aire que se produce es mayor, lo que se conoce como “efecto pantalla“, poniendo en peligro tanto el vehículo que adelantaste como a tu coche.

4. Extrema las precauciones: adopta una postura de conducción defensiva

Entre los principales cuidados a tener en cuenta para una conducción defensiva, destaca la reducción de la velocidad y el evitar frenazos bruscos.

Una norma fundamental para conducir con viento es aminorar la velocidad, ya que el coche tendrá un mejor agarre a la carretera y la reacción ante una ráfaga fuerte será mucho más sencilla. También es recomendable conducir en marchas cortas, ya que la capacidad para controlar el coche aumenta. Además, también deberás sujetar el volante de forma firme, con fuerza. El objetivo es aumentar la capacidad de reacción y evitar situaciones inesperadas.

5. Conduce por el centro de la vía

Siempre que el tránsito y las condiciones circundantes lo permitan, trata de ocupar un lugar central del carril. De esta manera, al ser alcanzado por una ráfaga de viento, el conductor tendrá mayor margen para reaccionar adecuadamente, evitando el borde de la carretera.

Recuerda, que si viajas por España, podrás usar Telpark en más de 82 ciudades de España y Portugal. Déjanos un mensaje o visita el Centro de Ayuda en nuestra página web si tienes cualquier duda o comentario.

¿A qué esperas para probarla? Descárgate la app gratis aquí.

Más información y ventajas en nuestra web: www.telpark.com/es/