“Papa, ¿cuándo llegamos?” La pregunta es un clásico y atormenta hasta al más paciente de los conductores. En este post, os dejamos algunos trucos para transformar viajes aburridos en momentos divertidos para la familia.

Entretener a los niños en viajes largos

Agotadores y tediosos, los viajes en coche de larga duración pueden ser un verdadero desafío, principalmente cuando en el asiento de atrás está un niño impaciente y aburrido.
Actualmente, móviles, tabletas y consolas son un entretenimiento eficaz, pero la verdad es que, si no hay interacción, estos dispositivos pueden fomentar el aislamiento y hacer que el niño solo esté concentrado en el juego. Moderación es, por lo tanto, la palabra clave en lo que respecta a estas tecnologías que, aunque no están prohibidas, deben ser usadas con supervisión de los padres.

Pero no hace falta echar mano de la tecnología para pasar un viaje entretenido y divertido, porque algunos juegos y canciones tradicionales pueden ayudarnos a que el viaje sea mucho más ameno. Como alternativa, os sugerimos que aprovechéis los viajes largos para disfrutar de buenos momentos en familia. ¿Cómo? Con una serie de juegos que estimulan la mente y que entretienen tanto los más grandes como los más pequeños.

Antes de abrocharte el cinturón de seguridad, te recomendamos que hables con tu hijo y le expliques la duración real del viaje. En edades más tempranas comprender el concepto de la noción del tiempo puede ser difícil, por lo que el aconsejable usar una unidad de medida que el conozca. Le dices, por ejemplo, a cuántos viajes al colegio equivale el viaje de larga duración. Deja también que él participe con sus propias aportaciones sobre formas de pasar el tiempo, y si a él le gustar leer, lleva un libro o una revista.

¿Como entretener los niños en viajes largos?

No vale decir ni sí, ni no

Este es un juego de larga duración, casi como una apuesta. Aquí la regla es sólo una: nadie en el interior del vehículo puede decir las palabras “sí” y “no”. Corresponde a los rivales, intentar poner a los otros a prueba y llevarlos a responder con uno de estos términos. Quién diga más veces estas palabras pierde. El premio puede ser algo simbólico que se entregará cuando lleguéis al destino.

Veo veo

Veo veo es un clásico juego de adivinanzas usualmente jugado por familias con niños pequeños, en parte para ayudarlos tanto en la observación como en la familiaridad con el alfabeto. Una persona comienza por escoger un objeto (por ejemplo, un árbol) y dice «veo veo», iniciando la siguiente secuencia entre la persona que escogió el objeto, y los otros jugadores que intentarán adivinarlo. Si los niños son demasiado pequeños para decir por qué letra empieza la palabra, podemos probar con dar pistas sobre el color o el tamaño del objeto buscado. La persona que adivina entonces escoge el siguiente objeto.

Palabras encadenadas

El juego consiste en encontrar una palabra que comience con la última sílaba o letra de la palabra anterior.

Concurso de personajes de películas

Los juegos de preguntas y respuestas son siempre una buena opción. En el juego de películas, padres e hijos pueden coger los personajes de las películas (hasta los más secundarios), describen sus características y esperan a que los otros las acierten. Por tratarse de niños, las películas de dibujos animados serán las más seleccionadas, pero también se pueden proponer otras películas.

¿En qué estoy pensando?

Es también un clásico: alguien dice la categoría, por ejemplo, animales; describes el animal en el que estás pensando; y espera a que los otros lo acierten. Si tuviéramos un papel o incluso un móvil a mano, podemos ir apuntando para ver quién es el jugador que acierta más veces.

Karaoke en la radio del coche

La radio del automóvil puede ser una excelente forma de entretener a los más pequeños. Puedes comprar un CD con música instrumental y hacer una especie de karaoke. Otra alternativa es quitar el sonido de la música en una parte específica, así, el niño tiene que continuar cantando la letra para ver que la canta correctamente.

Contar historias improvisada

Contar historias improvisadas es una forma de estimular la creatividad de los mayores y de los más pequeños. Aquí puedes optar por usar el cronómetro del móvil. Cada uno de los ocupantes del coche tendrá que dar continuidad a la historia comenzada por otro. Durante dos minutos, la historia será contada por una persona. Cuando el tiempo se acabe, continúa el siguiente y así podemos echar a volar nuestra imaginación e inventarnos un cuento completo.

Escuchar audiolibros

Los audiolibros son una forma de entretener a los niños. Escoge un conjunto de audiolibros infantiles y ponlo para que todos lo oigan. Otra alternativa es adquirir audiolibros de la ciudad a dónde vas. De esta forma, cuando llegues al destino, tanto tú como tu niño sabréis más sobre el lugar.

Juego del STOP sin papel

¿Te acuerdas del tradicional juego del STOP? Ahora imagínatelo sin papel ni bolígrafo. Es fácil: sólo tienes que hacer el recuento del abecedario, escoger una letra y después una categoría. El responsable de la elección va alternando y corresponde a los participantes decir una palabra hasta que estas se agoten. Si, por ejemplo, la letra escogida es la “A”, con la categoría animales, todos tienen que decir, por orden, un animal que comience por la letra “A”: araña, abeja, ardilla …y de ahí en adelante. Pierde quién no consigue decir más animales.

 

A pesar de vivir en la época de la conectividad, es posible olvidarnos de la tecnología por un rato y volver disfrutar en familia de los juegos que aprendimos cuando éramos niños.

Recuerda, que si viajas por España, podrás usar Telpark en más de 70 ciudades de España y Portugal. Déjanos un mensaje o visita la el Centro de Ayuda en nuestra página web si tienes cualquier duda o comentario.

¿A qué esperas para probarla? Descárgate la app gratis aquí.

Más información y ventajas en nuestra web: www.telpark.com/es/